jueves, 1 de noviembre de 2012

Durmiendo despierta


Todos huyen, disfrazados;
su pasado ahora es una máscara, 
riendo sobre lechos de espinos,
espinos que yacen vestidos
de hermosas rosas;
sus aterciopelados pétalos
innundan el camino al cielo
y la cegadora luz en mi sueño
ya no brilla blanca, pura.


diciembre 2009


4 comentarios:

Roberto dijo...

la poesía se cuela por los sueños y las pesadillas, no hay manera de detenerla...
un beso

Plebeyo Sir dijo...

duermes desde el 2009 en brumas

despierta

Jadeth dijo...

Se cuela por todas partes, Roberto!

Desde el 2009? Creo que he dormido entre brumas desde que tengo memoria, Sir P.


Un huesitow^^

guillermo elt dijo...

No siempre nos ofrecen el espejo del alma. Hay que tenerlo presente y que en nuestros sueños, a pesar de todo, siempre haya luz blanca que no nos ciegue y nos ilumine.

Besibrazos.