domingo, 7 de noviembre de 2010

Invasor


Se hallaba muy lejos
del ancestro influjo de la Torre de Hielo,
tan lejos que ya casi se había
desprendido de su putrefacto hedor.
Mas muy sutilmente notaba
que las garras de sus frios muros
querían atrerla otra vez
a su helada oscuridad,
volver a encerrarla bajo sus
herméticos muros,
donde el dolor no fluye
sino que permanece hasta
consumir por completo cualquier alma.
Ven niña, ven,
conozco tus miedos
y tu conoces mi cura,
aquí nadie te hará daño...
Ven niña, ven,
conoces el refugio
que brindan mis caricias,
conozco los susurros
que tu alma necesita...
La voz invadía su cabeza,
cada noche, cada vez que
se consumía una lágrima.
La voz sabía que había sido traicionada.
Siempre conocería su corazón
y nunca dejaría de intentarlo.

Extraído del libro de Cantos de la Torre de Hielo

4 comentarios:

40añera dijo...

Me encanta como tejes con palabras la rialda que se instala en muestras almas y nos esperan pacientemente
Un saludo

Jadeth dijo...

no sé que significa rialda, voy a bsucar el diccionario

un beso, gracias por leerme^^

Pato dijo...

Qué bueno!

Justo hoy entro a tu blog, recién hoy puedo y justo me vengo a encontrar con esta entrada que me viene como anillo al dedo para leerla en mi programa de radio. Justo el sábado voy a estar hablando de la palabra GUARIDA, es mas sin saberlo he utilizado de google esa foto e la loba que tenés en tu blog.

Me gustaría poder compartir esto que has escrito con los amigos de la radio, mi programa es Perras Negras, si te interesa sumarte a la Jauría pasá por www.perrasnegrasradio.blogspot.com es un programa literario, tal vez sea de tu interés.

Tu post, me hizo sentir la necesidad de un refugio, de alguien que me protega de algo interno mas que externo, los malditos miedos que fabricamos nosotros mismos, en eso pensé.

Excelente, besos!

Jadeth dijo...

por supuesto que puedes leerlo! y gracias! me alegro ke te haya venido tan bien!!!
un bexote