lunes, 14 de enero de 2013

Despertar



No teníamos nada, vivíamos cabalgando sobre el tiempo, soñábamos con poderosas alas de animales legendarios, éramos ajenos a la rutina del mundo y el calor de nuestros cuerpos nos protegía de cualquier forma que pudiera adoptar el dolor.
Siempre era primavera, no existía el frío, no había mal, las lágrimas se habían extinguido.
Pero un día,  inesperado día,  la realidad atravesó nuestras defensas y se llevó la inocencia de nuestro mundo dejando una herida de profunda confusión y triste abandono.
Aún nos quedan la pasión y el cariño, y la incertidumbre de no saber que será de nosotros.



3 comentarios:

Carlos dijo...

Me quedo con esta versión antes que con la de la manzana y el paraíso :-)

Y seguimos, un día más, combatiendo a la realidad.

¡Feliz año!

Jadeth dijo...

Feliz añoooo!! Sí, definitivamente mola más mi versión :) jejeje gracias ^^

Carlos dijo...

Justo, así es, fue lo que pensé cuando la tenía atrapada en la cámara, en pleno día, ¿cómo algo tan pequeño contiene toda tras de sí toda la oscuridad del universo?

Me encantó :-) un abrazo!