sábado, 7 de enero de 2012

Maldita rata

Arremetió contra ella empujándola contra la pared, una y otra vez, como si fuera un contrincante en un campo de rugby al que tuviera que derribar a la vez que espetaba insultos demasiado pueriles para su edad. Mientras la zarandeaba se dió cuenta que ni siquiera tenía la decencia de mirarla a los ojos, el muy cobarde, rata cobarde...todos en la plaza observaban la entrañable escena por encima de sus hombros pero nadie abrió la boca, solo los ojos, ¡cómo abrían los ojos!
Decidió no gritar ni llorar, no quería otorgarle a la maldita rata el placer de sentirse superior así que hizo acopio de todas sus fuerzas y apretó los músculos de su delgado cuerpo tanto como pudo. La rata cobarde se cansó y se alejó puteando entre dientes a saber qué clase de insulto. Lo que no pudo controlar fueron los recuerdos, ¡maldita sea!, y poco a poco la imágenes archivadas en el olvido se pusieron el traje de baño y empezaron a caer por sus mejillas. ¡Estaba rabiosa! Ya no era una niña indefensa... y la rata ya era vieja, si quisiera podría enviarla al otro barrio con sus propias manos... se sintió impotente... sacó un paquete de cigarrillos del bolsillo de su chaqueta... si pudiera...
Esa noche soñó que estaba en la playa y que el mar estaba alterado, violento formaba inmensas olas que chocaban contra la orilla para morir absorbidas por la arena. Lo que más le gustó fueron los gigantescos delfines que cabalgaban las olas, a veces de "pie" sobre sus colas, otras tumbados boca arriba sobre la blanca espuma. ¡Y los calamares! Eran tan grandes como los delfines. Gracias a que el agua estaba clara podía verlos haciendo de las suyas justo cuando rompian las olas. Y la gente los fotografiaba desde las rocas que había a un lado de la playa. Había otras tantas criaturas marinas pero las veía borrosas cuando, al día siguiente, intentó recordar el sueño.

3 comentarios:

40añera dijo...

Si es que las ratas son difíciles de olvidar y aunque viejas, difíciles de eliminar

Me ha gustado mucho
Un besoshizing

Carlos dijo...

Estremece el silencio, en este caso de la plaza, de miradas incapaces de reaccionar.
Un mundo en donde las agresiones terminan siendo pasto de dispositivos con cam.

Maldita rata.

Muy buen relato!

Jadeth dijo...

Gracias chicos, me alegro que os haya gustado... este es un tema que me crispa los nervios y tenía que escribir sobre ello.

un saludo