sábado, 12 de septiembre de 2009

18



El mundo se torna vacío
cuando cae el telón que habita mi rostro

y, miles de hadas brillantes

crecen en el mar sangriento de mi oscuridad.
Es en este hueco lugar
donde encontré tu aroma,
mezcla de pesimismo y sonoras risas,
de tristeza y cariño.
Ahora quiero que viajes hasta mí
pues siento que te necesito,
te espero en la eternidad de la nada,
dulce infeliz.

4 comentarios:

AdR dijo...

Las esperas y los viajes siempre van cogidos de la mano. Los finales, si son gratos, acaban siendo los mejores.

Besos.

Eva Batista López dijo...

Vaya qué bonito, aunque venía yo con energías positivas y me has apagado un poco... pero bueno, ha sido para bien que es una entrada preciosa, y muy sugerente la foto.

Nos leemos!

*Pil*

Dama Blanca dijo...

Me encanta... además también tengo esa foto y creo haberla utilizado alguna vez... aunque en distinto color, si mal no recuerdo.

¡Un saludo!

Jadeth dijo...

Gracias, animalillos del bosque, se terminó el verano y vuelvo con ganas, como las tormentas que renuevan la ciudad estos dias^^